En Hospital San Juan de Dios matronas promueven el apego

Bajo el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, que se celebró en nuestro país desde el 18 al 22 de mayo, el Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital San Juan de Dios expuso un panel informativo en el hall central de maternidad.

Esta exposición buscó informar tanto a pacientes y familiares, así como también a los funcionarios del establecimiento, sobre lo importante y delicado que son todos los momentos del proceso del nacimiento: preparto, parto y posparto inmediato.

“La campaña mundial de este año se centró en reforzar la humanización y respeto de la atención en todo el período de gestación y nacimiento”, afirma la Matrona Alejandra Mendoza.

De todas formas, la funcionaria es clara en señalar que los indicadores que el Sistema de Protección Integral a la Infancia Chile Crece Contigo tiene para medir el apego, el acompañamiento y la continuidad de la atención, “en el San Juan generalmente están por sobre la media. El único factor que nos juega en contra es la alta demanda que tenemos, pero se logra paliar con las alumnas internas que nos ayudan bastante”, asegura.

El Sistema de Protección Integral a la Infancia Chile Crece Contigo, está comprometido con la promoción de una atención centrada en las necesidades de la mujer, con el establecimiento de un vínculo con su recién nacido y con la participación activa de la pareja o persona significativa durante todo el proceso del nacimiento. Dentro de ello, el apego es un tipo especial de vínculo afectivo, que en cuanto el bebé nace se acerca hasta el pecho de la madre, donde debe permanecer durante mínimo media hora.

El proceso de apego que ya tienen los partos normales, se está implementando también en cesáreas. Y en nuestro Hospital, específicamente desde el mes de abril que las matronas están realizando intervenciones de “Apego en Túnel”, iniciativa que nace como apoyo al fortalecimiento del apego en nacimientos producidos mediante cesárea.

“Esta situación, provoca que el momento sea más traumático para la madre y su bebé, por lo que la iniciativa consiste en poner al recién nacido en contacto piel a piel con su madre, quedando este por debajo de los paños estériles que cubren a la madre, y así “entunelizado”, menciona Mendoza, agregando que se le practica a las madres previa autorización del cirujano y anestesista.

Hasta la fecha ya van cinco cesáreas en las que se ha incorporado este “Apego en Túnel”, y los resultados están siendo beneficiosos. “En mi otra cesárea yo terminé muy mal, porque no vi a mi bebé y estaba preocupada, quería saber cómo era y cómo estaba Vicente. De hecho, en el parto de ahora mi marido me dijo que me vio mejor. La angustia de saber si el bebé está bien, ver sus ojos y ver si tiene sus manitos, eso es tranquilizante. Aquí me di el tiempo de conocerlo, tocarle su orejita, su pelo. Se nota la diferencia”, indicó la paciente J.F luego de su parto.

Fuente: Hospital San Juan de Dios

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*