Mallas vaginales tiene a cientos de mujeres en pleito en Reino Unido

Más de 800 mujeres están denunciando al servicio británico de salud pública (NHS) y a los fabricantes de implantes transvaginales por la utilización de mallas para tratar el prolapso que en algunos casos dejaron a las pacientes con molestias severas de por vida.

Este tipo de implantes se utiliza para tratar el prolapso de los órganos pélvicos y la incontinencia. Pero las mujeres denunciantes se quedaron con dolor permanente, incapaces de caminar, trabajar o tener relaciones sexuales a raíz de la implantación por cirugía de estas mallas.

Según Kate Langley, una de las afectadas, estos implantes son “barbáricos”. Ella tuvo que dejar su trabajo cuidando niños porque tenía demasiado dolor. El cirujano que la examinó “podía ver como la malla había pasado a través del tejido de mi vagina”. “La malla se abrió camino como un alambre cortador de queso”, describe.

Le dijo a la BBC que pasó por 53 hospitalizaciones para tratar de poner fin a su dolor pero que la malla estaba tan cerca del nervio que los médicos no podían extraerla totalmente.

Las cifras del NHS conseguidas por la BBC sugieren que aproximadamente una de cada 11 mujeres con implantes de malla vaginal sufrieron problemas. Estos implantes transvaginales están hechos de polipropileno, el mismo material con el que se hacen ciertos empaquetados de alimentos y tejidos, entre otros productos.

Se utilizan desde los años 90 para aliviar la incontinencia y el prolapso, dándole apoyo a órganos pélvicos como la vagina, el útero, la vejiga, los intestinos o la uretra.

La caída, descenso o salida de los órganos pélvicos tiende a ocurrir después de múltiples embarazos y partos, que producen un enorme estrés sobre el suelo pélvico de la mujer.

Se estima que cerca del 50% de las mujeres experimentará en su vida algún tipo de prolapso de órganos pélvicos, de las que un 11% requerirá cirugía, según el uroginecólogo Eduardo Cortés, especialista en los problemas de suelo pélvico e incontinencia de la mujer del Kingston Hospital NHS Foundation Trust, en Londres.

Según datos para Inglaterra del NHS obtenidos por el programa de la BBC Victoria Derbyshire, en los ocho años entre abril de 2007 y marzo de 2015 más de 92.000 mujeres recibieron este tipo de implantes.

Muchas de las mujeres con las que habló la BBC dijeron que los cirujanos nunca les habían advertido sobre los riesgos potenciales asociados a estos implantes. Ahora muchas de ellas están demandando a sus centros médicos y a los proveedores del producto.

Más información en BBC Mundo

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*