Nuevas denuncias contra Carabineros por despidos a funcionarias con derechos maternales

Nuevos casos han aparecido en los últimos días sobre ex funcionarias de Carabineros que fueron desvinculadas de la institución estando embarazadas o con fuero maternal.

La ex Capitán Soledad Villarroel trabajó 20 años en la institución pero tras un accidente ocurrido en un procedimiento por robo, todo cambió, según denunció en TVN. Una lesión en la espalda por una mala caída la llevó a tener una licencia médica que debió ser prolongarse cuando descubrió que estaba embarazada. Luego del nacimiento de su hija, que venía con un problema de salud, lo que terminó con ella enfrentando un estrés postraumático.

A pesar del largo período de ausencia por licencia médica, ninguna de los diagnósticos médicos le impedían retornar a cumplir con sus funciones cuando estuviera lista. Sin embargo, la Comisión Médica le dio baja médica.

El problema es que Soledad ya había bajado sus calificaciones años antes y había sido tildada de conflictiva por otras situaciones que enfrentó durante el ejercicio de su carrera. La ex Capitán dijo haber sido víctima de acoso, discriminación de género y abuso sexual durante los primeros 10 años en que trabajó en la institución.

Según su relato, el primer acoso lo vivió cuando egresó de la escuela, cuando un compañero comenzó a hostigarla: “Me agarraba la cintura y me llevaba hacia él y decía: ‘ya poh, cuando vamos a salir’. Era muy hostigoso y le decía: ‘Entienda, yo no voy a salir con usted’. Constantemente él era el machito que la llevaba y su insistencia pasaba por quién era yo, una subteniente nueva, para decirle que no”.

La situación empeoró con bromas de mal gusto y situaciones incómodas incluso delante de otras personas. El problema se hizo tan insostenible para Soledad que decidió dejar constancia sobre lo ocurrido, aunque el Coronel a cargo le dijo que no se podía hacer nada porque solo de un problema doméstico.

No fue el único superior que la hostigó. Tras otro acoso de un Capitán el 2005, decidió grabar uno de los episodios y lo presentó como prueba, pero no logró nada.

“Los términos y condiciones laborales no son los mismos para las mujeres que para los hombres. Como yo siempre dije y por mi experiencia, nosotras somos unas invitadas no más a la institución, porque esta institución es de hombres, ellos son los dueños, nadie los va a cuestionar por qué tienen que ser o no, pero una al ser la invitada siempre está en constante cuestionamiento, siempre tiene que validar su condición en la institución.

Tras 20 años, Soledad se fue sin trabajo y sin ningún beneficio. Tal como le pasó a la ex sargento segundo de Carabineros de Ovalle, Romina Zepeda, quien llevaba 22 años en la institución y fue dada de baja con tres meses de embarazo.

“Me dijeron que tenía que entregar todas mis cosas porque ya no pertenecía a Carabineros ya que la comisión médica había considerado que yo no debía seguir trabajando”, denunció.

Según una carta que escribió la exfuncionaria para solicitar ayuda, se lee: “Con 22 años de Servicio, en los cuales 21 años siempre fui evaluada en la lista 1 y 1 año en lista 2, por presentar licencias médicas por mi duelo patológico tras perder a mi bebe de 3 meses de gestación encontrándome en servicio activo en las elecciones presidenciales 2013”.

En su relato, dice que se “encontraba en servicio desde las 07:30 horas am con 3 meses de embarazo. Mis superiores sabían de mi estado, sin embargo, tuve que cargar con mi chaleco antibalas y en cinturón con el armamento. Empiezo con sangramiento a las 14:30 horas donde concurre mi pareja a llevarme al hospital, donde días después quedo mi fetito en mi ropa interior”.

Zepeda narra cómo se sintió abandonada por su institución ya que tuvo que tratarse sicológica y psiquiátricamente en forma particular por falta de personal médico en la zona. Luego de un tiempo es citada por la Comisión Médica central que determina que debe retirarse.

“Al llegar la notificación de mi retiro me encontraba con mi embarazo de pocos días, los cuales manifesté y avisé a mis superiores lo que me pasaba, y dan pie firme sin importarles mi situación. Presentamos un recurso de protección, el cual fue rechazado, luego realizamos una demanda laboral tras la cual Carabineros reconoció mi embarazo y fuero pero no podían reincorporarme, ya que la comisión médica central de Carabineros era autónoma”, señala.

Lee Reportaje completo de la periodista Loreto Santibáñez en El Mostrador

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*