ISP recomienda no administrar infusiones elaboradas con anís estrellado a lactantes

El ISP hizo hoy un llamado a tener precaución en el consumo de infusiones elaboradas con anís estrellado, sobre todo en lactantes y niños, ya que su consumo en altas cantidades puede ser tóxico. Lo anterior, a raíz de los casos de intoxicaciones que se han presentado en los últimos meses en lactantes que ingirieron anís estrellado en infusiones concentradas, para el alivio de los cólicos, basado en su uso tradicional.

Es importante señalar que se conocen al menos tres tipos de anís: el anís estrellado (Illicium verum Hook.), el anís verde o anís común (Pimpinella anisum L.) y el anís estrellado del Japón (Illicium anisatum L.). El anís estrellado y el anís verde están autorizados en Chile como especia y hierba aromática por el Reglamento Sanitario de los Alimentos y también como medicamento herbario tradicional por el Ministerio de Salud, mientras que el anís japonés no tiene clasificación porque es altamente tóxico.

En ocasiones, el anís estrellado puede confundirse y mezclarse con el anís japonés, los cuales son prácticamente iguales, difíciles de distinguir a simple vista y no deben usarse para consumo oral, como alimento o como medicina. Algunos de los productos que se comercializan como anís estrellado, podrían estar mezclados con anís japonés, por lo tanto, es relevante conocer la procedencia del producto, ya que no sabemos si cuenta con las pruebas analíticas de identificación correspondientes.

El ISP recomienda que los medicamentos herbarios tradicionales se deben comprar únicamente en establecimientos reconocidos, y no administrar a lactantes como “remedio casero”. Por otra parte, no existe un consenso en el modo de preparación de la infusión de anís estrellado, por lo tanto su dosificación resulta confusa, favoreciendo una posible sobredosis, la cual puede causar delirios, convulsiones, depresión del sistema nervioso central, estado de coma, depresión respiratoria, e incluso la muerte.

Los profesionales de la salud deben notificar al Centro Nacional de Fármacovigilancia del ISP cualquier sospecha de reacción adversa que pudiera haber sido provocada por medicamentos herbarios tradicionales que contengan anís estrellado, así como las de cualquier otra planta con fines medicinales.

Por último, se recuerda que como cualquier medicamento, las plantas medicinales pueden presentar interacciones con otros componentes o generar efectos adversos, ante lo cual, el ISP hace un llamado a la población a consultar con su médico o farmacéutico para evitarlos, además porque algunos preparados de plantas medicinales pueden contener metales pesados tóxicos o fármacos no declarados.

Fuente: La Tercera

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*