Nace niña de un embrión que estuvo congelado 24 años

La noticia del nacimiento de Emma Wren ha dado la vuelta al mundo porque se considera un récord mundial, aunque sus papás prefieren llamarla “un precioso regalo de Navidad”: Emma nació el 25 de noviembre en el estado de Tennessee (Estados Unidos) a partir de un embrión que había estado 24 años congelado.

La pequeña superó así a un bebé que nació en febrero en China de un embrión que llevaba 16 años congelado y a la argentina Yamila, que había entrado al libro Guinness en 2016 por nacer con un óvulo congelado durante 14 años.

La recién nacida replantea nuevamente qué pasa con los embriones congelados que permanecen almacenados luego de tratamientos de fertilidad.

El embrión de Emma fue congelado el 14 de octubre de 1992, solo un año y medio después del nacimiento de la madre. “Este embrión y yo podíamos haber sido mejores amigos”, bromeó Tina Gibson, de 26 años, a CNN.

Pero el 13 de marzo de este año, el Centro Nacional de Donación de Embriones (NEDC, por su sigla en inglés) de Knoxville, Tennessee, le dio una posibilidad a ese embrión al ser implantado en Gibson. “Yo sólo quería un bebé. No me importaba si era un récord mundial o no”, agregó.

“Es absolutamente perfecta para haber estado congelada durante todos estos años”, dijo el feliz padre.

El instituto recibe embriones “sobrantes” donados en forma anónima por parejas que no los necesitan porque ya lograron tener hijos por la misma vía. Así, los implantan en mujeres que desean tener hijos. Con este método, ya han logrado unos 700 embarazos.

Junto al embrión de Emma, había cuatro embriones hermanos del mismo donante de óvulos.

“El NEDC ha tenido el privilegio de trabajar con los Gibson para ayudarlos a cumplir sus sueños de convertirse en padres “, dijo Jeffrey Keenan, director de la clínica. “Esperamos que esta historia sea un llamado de atención a todas las parejas que tienen embriones en almacenamiento a largo plazo, para que consideren esta opción de afirmación de vida para sus embriones”, agregó.

Tina y Benjamin Gibson, casados desde hace siete años, no habían podido tener hijos de manera natura y estaban planeando adoptar hasta que el papá de Tina le dijo: que había visto algo en las noticias. “Se llama adopción de embriones. Te implantarían un embrión y podrías tener un bebé”, afirmó.

Fuente: El Mostrador

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*