A fines de enero se distribuirán más de 84 mil fármacos abortivos

Como parte de la implementación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo en tres causales -riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación-, desde la próxima semana se comenzarán a distribuir en la red pública de salud 2.550 comprimidos de mifepristona y 82.000 de misoprostol, dos fármacos utilizados para provocar abortos, entre otras indicaciones.

Así se dio a conocer ayer durante una sesión de la Comisión de Familia y Adulto Mayor de la Cámara de Diputados, donde se presentó el subsecretario (S) de Redes Asistenciales, Bernardo Martorell, dando cuenta de los avances en la implementación de la normativa que comenzó a regir el 23 de septiembre pasado.

Según los datos aportados por la autoridad, la distribución se hará en forma porcentual, dependiendo del número de partos y abortos en los 69 centros de Alto Riesgo Obstétrico que hay en Chile. Estos serán los lugares donde se atenderá de preferencia a las mujeres que requieran de la intervención del embarazo por alguna de las tres casuales.
Asimismo, se va a proveer a las redes de un total de 548 insumos necesarios para realizar la Aspiración Manual Endouterina (Ameu), técnica para vaciar el útero que se comenzará a aplicar de manera masiva a partir de la nueva normativa.

“Se utilizó la Central Nacional de Abastecimiento para la compra de fármacos, misoprostol y mifepristona, así como insumos de Ameu para toda la red. Se estarían distribuyendo a medida que se compran”, dijo Martorell.

Paz Robledo, asesora del gabinete de la ministra de Salud en la implementación de la ley de interrupción del embarazo en tres causales, añadió que “tenemos 82 mil comprimidos de misoprostol que se están comprando en la red pública para un año completo de trabajo, porque estimamos que serán 2.550 mujeres que eventualmente durante el año 2018 podrían solicitar la interrupción en alguna de las tres causales, y por eso son además 2.550 de mifepristona disponible en toda la red de Chile”.

Ambos medicamentos son declarados abortivos, ya que estimulan la contracción de la fibra muscular. “Se contrae el músculo uterino, se abre el cuello del útero y se produce la expulsión del contenido. La mifepristona no existía en Chile y es un buen dilatador del cuello uterino”, explicó Anita Román, presidenta del Colegio de Matronas de Chile..

Si bien el uso del misoprostol está indicado para úlceras gástricas, con la nueva normativa se amplió su utilización para interrupción farmacológicas en caso de la segunda y tercera causal de la ley (inviabilidad del feto y violación).

Cuestionamientos
Parte de los cuestionamientos que hicieron los parlamentarios a las autoridades apuntaron a las estadísticas de casos resueltos durante los cuatro meses de vigencia de la ley.
Algunos integrantes, como la diputada independiente Karla Rubilar, añadieron a esa consulta el interés por conocer la cifra de médicos del sistema público que han invocado su derecho de objeción de conciencia individual o institucional. No obstante, las autoridades de Salud presentes en la comisión no entregaron las estadísticas, dejando pendiente eso para la próxima sesión, fijada para mañana.

Esa situación generó la molestia de algunos parlamentarios, como Claudia Nogueira (UDI), quien señaló que “la información que tenemos es precaria e insuficiente”, indicó.

La diputada Marcela Sabat (RN), en tanto, añadió que “faltó mayor detalle e información. Ellos iban mandatados a responder preguntas respecto del reglamento y no hubo ningún tipo de acotación en la información que se les solicitó”, dijo Marcela Sabat”.

Capacitaciones
Bernardo Martorell, además, agregó en su presentación al Congreso que ya se ha capacitado a un total de 654 profesionales de la salud, entre ellos obstetras, matronas, sociólogos, psicólogos, nutricionistas, psiquiatras. Además, otros 123 profesionales que realizan pasantías y 29 directivos y profesionales de las seremis de salud, lo que da un total de 806 profesionales que han sido preparados exclusivamente en la implementación de la ley.

Fuente: Reportaje de Lorena Leiva para La Tercera

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*