Embarazo y reggaetón: ¿Es riesgoso bailar durante el periodo de gestación?

Por estos días Gala Caldirola publicó un video en su Instagram bailando reggaetón con todas las ganas a pesar de sus 33 semanas de embarazo. Muchos de los comentarios fueron de apoyo y felicitaciones por lucir su panza de esa forma, sin embargo también hubo comentarios negativos.

Lo cierto es que bailar en pleno periodo de gestación tiene varios beneficios, siempre y cuando se haga con moderación. “Bailar puede ser una gran alternativa frente a ejercicios más comunes entre las embarazadas, como el yoga o caminar”, publican en El País, información que llega desde la Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos.

Desde la misma sociedad, señalan algunas de las cosas buenas que tiene el mover el cuerpo al ritmo de la música:

–Disminuye los malestares propios del embarazo.

–Reduce la necesidad de una intervención médica durante el mismo y mejora el tiempo de la recuperación una vez se ha dado a luz.

–Aminora el dolor de espalda, evita el estreñimiento, favorece un peso adecuado y ayuda a perder peso más rápido tras dar a luz.

–“Es muy bueno también para mejorar la capacidad cardiovascular que favorece la oxigenación de la madre y del feto, permitiendo un mejor crecimiento del mismo”, explica Lourdes Guirado, fisioterapeuta de la clínica ANFIS para el diario El País.

-Favorece la coordinación, el equilibrio y la postura, según la misma especialista.

-Mejora el estado físico y la flexibilidad, fortalece el suelo pélvico y, por consiguiente, la mujer tiene más aguante, soporta mejor el antes, el durante y el después del parto. “Flexibilizar las articulaciones de la pelvis es esencial para las embarazadas”, añade la experta.

Lo que hay que tener en cuenta

Si bien es muy bueno para la salud, también hay que tener en cuenta algunas precauciones para evitar cualquier tipo de peligro:

-Calentar antes de comenzar a bailar: Según el mismo medio, los expertos recomiendan comenzar con un ritmo lento para ir calentando los músculos. Así de a poco ir aumentando la intensidad hasta el nivel normal. Calentar evita que tus ligamentos y rodillas se dañen.

-Escucha tu cuerpo: Si sientes que te duele algo o estás cansada, debes escuchar a tu cuerpo y tomar una pausa. “Es lo que se conoce por percepción de sí mismo, el ejercicio te ayuda a conocer mejor tu cuerpo, tu forma de sentir”, dice Guirado.

-Relajación: Como todo ejercicio, al terminar hay que destensar el cuerpo de forma gradual.

“Sangrado vaginal, dolor de cabeza, padecer mareos, sufrir debilidad muscular o dolor/ contracciones en útero”, son algunos de los síntomas que indicarían que debes dejar de bailar o ejercitarte, según los expertos.

Fuente: Reportaje de Isa Luengo para Biut.cl

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*