Mensaje de ICM para este 8 de Marzo: Mujeres y matronas deben estar en la mesa, no en el menú

¿Sabías que la palabra ‘midwife’ (matrona) significa ‘with women’ (con la mujer)? En el Día Internacional de la Mujer 2018, las matronas se ponen hombro a hombro con las mujeres en la campaña #PressForProgress, para llamar la atención de una maternidad humana y equitativa para todas las mujeres en todo el mundo. Durante demasiado tiempo, las mujeres y los recién nacidos han sufrido y muerto por razones prevenibles durante el embarazo y el parto, y las matronas decimos: “¡Ya es suficiente!”

Existe abrumadora evidencia de parte de las instituciones políticas, investigadoras, profesionales y académicas de que la atención de una matrona puede mitigar de forma espectacular el riesgo de daño a las mujeres y los recién nacidos. Existe consenso en que si las matronas se ponen de parte de las mujeres y las mujeres se quedan con las matronas, podemos cambiar esta situación inaceptable.

Como Presidenta de la Confederación Internacional de Matronas (ICM), tengo el privilegio de poder escuchar las voces de muchas matronas de todo el mundo. A pesar de sus diversos contextos, nuestras más de 500 mil matronas y matrones, que son predominantemente mujeres, tienen conciencia que existe una conexión intrínseca entre una matrona y las mujeres. Esto también me suena cierto: como matrona, solo puedo ser feminista, y creo que esto es vital para garantizar que las mujeres reciban una atención de maternidad respetuosa y de alta calidad.

No obstante la magnitud de mujeres que trabajan en el cuidado de la salud, el papel esencial de #MidwivesForWomen ha soportado una inmensa presión dentro del modelo biomédico, que sigue siendo predominantemente masculino. El estado actual de la situación médica tiende a percibir el parto no como una experiencia de vida natural y normal, sino como un procedimiento médico que justifica la intervención. Esto no siempre se combina con lo que una mujer quiere o necesita, lo que puede llevar a una situación en la que una mujer pueda sentirse violada o traumatizada por su atención médica.

Como matronas, creemos que es el derecho de todas las mujeres decidir qué sucede con sus propios cuerpos, decidir su propio futuro, decidir qué es lo mejor para su bebé y decidir tener su propia matrona a su lado.

En este último mes, me he reunido con líderes de matronas de alrededor de 25 asociaciones de matronería, incluyendo Zambia, Irlanda, Ruanda, Etiopía, Luxemburgo, Sierra Leona, Eslovenia y Francia. El tema general de nuestras conversaciones no era, como es de esperar, nuestra colorida diversidad. Sus líderes están notablemente bien informadas y muy conscientes de la evidencia más reciente sobre su papel específico en encabezar el camino para una atención de partería de calidad para las mujeres y sus recién nacidos.

Estas líderes comprenden que una medicalización excesiva o insuficiente (“demasiado, demasiado pronto” y “demasiado poco, demasiado tarde”) en sus países son indicativos de una y la misma cuestión: que las mujeres de todo el mundo carecen de poder para hacer valer sus derechos a cuidado de calidad respetuoso, apropiado a su contexto. Ellas saben que pueden marcar la diferencia para y con las mujeres, y están listas para participar de #PressForProgress, pero la inclusión puede ser una barrera clave para las matronas que abogan por las mujeres.

Un tema recurrente que cada una de ellas me compartió fue que en la mesa de toma de decisiones, la atención de maternidad está en el menú, ¡pero a las mujeres y sus matronas no se les permite sentarse en la misma mesa! ¿Cómo se supone que debemos representar los intereses de las mujeres si no podemos participar en las conversaciones que nos conciernen?

Al igual que con el milagro del parto en sí, las matronas son pacientes cuando es necesario. Pero también es una habilidad inherente de las matronas saber cuándo hemos esperado lo suficiente.

En nombre de más de la mitad de la población mundial y de nuestras 132 asociaciones de matronería que conforman la ICM, solicito a los responsables de la toma de decisiones de todo el mundo que se aseguren de que las mujeres y las matronas se sienten a la mesa cuando se habla de salud sexual, reproductiva, materna y cuidado de recién nacidos.

Apoyaremos a las matronas y a las mujeres para que tomen la delantera en las conversaciones que las afecten en primer lugar, porque cuando nos unimos podemos y haremos la diferencia.

¡Vamos por #PressForProgress para que siempre haya #MidwivesForWomen!

Franka Cadée, Presidenta de ICM

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*