Cirugías para bajar de peso podrían ayudar a mejorar fertilidad

 

La cirugía bariátrica ha mostrado ser efectiva no solo para reducir el peso en pacientes obesos. En los últimos años, este conjunto de procedimientos quirúrgicos -entre los que destacan el bypass gástrico y las gastrectomía en manga- suma evidencias respecto a su utilidad para revertir la diabetes tipo 2 y reducir el riesgo de otras patologías asociadas a la obesidad, como problemas cardiovasculares o el síndrome metabólico.

Investigadores chilenos están abocados ahora a descubrir el impacto que esta cirugía tiene en el aumento de la fertilidad en mujeres con problemas de obesidad, partiendo de la base de que la evidencia médica establece que el exceso de peso produce alteraciones hormonales que alteran la capacidad reproductiva.

“Cirujanos bariátricos nos comentan que ven con frecuencia cómo mujeres que tenían problemas de fertilidad antes de la operación, al poco tiempo quedaban embarazadas”, explica Yenny Muñoz, investigadora del Centro de Biología Integrativa (CIB) de la U. Mayor.

“Hay estudios que sugieren que la cirugía bariátrica influiría en la fertilidad, pero no se sabe cómo. Y eso es lo que estamos analizando”.

Para ello, junto a Manuel Ricu, profesor asistente de la U. Mayor, y al doctor Álex Escalona, de la Universidad de los Andes, analizarán los microorganismos vaginales e intestinales de 400 pacientes que se han sometido a esta cirugía en la Región Metropolitana.

“La idea es buscar si existe una correlación entre la microbiota vaginal e intestinal de pacientes obesas chilenas con la variación de los parámetros metabólicos y reproductivos que ocurren después de la cirugía bariátrica”, explica la doctora Muñoz.

La microbiota es el conjunto de microorganismos que se localizan de manera normal en distintos sitios del organismo.

Si bien se sabe que la obesidad afecta la capacidad reproductiva femenina y que, por lo tanto, al corregir el exceso de peso mejora, hay datos que sugieren que el mejoramiento en la fertilidad se observa incluso antes de la baja de peso asociada a la cirugía.

“Creemos que existe una relación, porque este tipo de operación está mejorando la salud reproductiva, implantación y posterior embarazo, y se sabe que la alteración en la microbiota vaginal tiene efectos negativos en estos procesos”, agrega.

Actualmente no se cuenta con mucha información a nivel global acerca de la relación de la microbiota con el sistema reproductivo, como precisa el doctor Ricu. Hay estudios que la vinculan con el síndrome de ovario poliquístico, con la duración del embarazo y el momento en que nace la guagua, así como con infecciones vaginales.

Junto con realizar exámenes sanguíneos y metabólicos, las muestras se enviarán a un laboratorio en EE.UU. para identificar la microbiota. Esos datos permitirán, además, tener “un mayor conocimiento sobre los microorganismos vaginales e intestinales de la población nacional”, como precisa el doctor Ricu.

Fuente: El Mercurio

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*