Descubren causas del síndrome poliquístico y una posible cura

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es un trastorno hormonal que lleva a desarrollar ovarios de mayor tamaño con pequeños quistes en los bordes externos, provocando importantes irregularidades ovulatorias menstruales.

El SOP es la principal causa de infertilidad femenina y se estima que en la actualidad afecta al 10% de las mujeres en todo el mundo.

A pesar de esto, la medicina todavía no lograba determinar cuál es su causa y cómo se produce su transmisión de generación en generación… hasta ahora.

Una reciente investigación realizada por científicos de la Universidad de Lille en Francia y publicada por Nature Medice, demostró que existía un vínculo entre el síndrome de ovario poliquístico y el desequilibrio hormonal del útero, específicamente en la exposición prenatal a un factor del crecimiento conocido como hormona anti-mülleriana (AMH).

La investigación encabezada por el doctor Paolo Giacobini del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, descubrió que los niveles de AMH eran un 30% más altos en mujeres embarazadas con síndrome de ovario poliquístico que en aquellas que no lo padecían. Y debido a que existe un componente hereditario en esta patología, decidieron analizar si las mujeres con este desequilibrio daban a luz hijas con SOP.

“Es una forma nueva y radical de pensar sobre el síndrome de ovario poliquístico y abre una amplia gama de oportunidades para una investigación más profunda”, explicó Robert Norman de la Universidad de Adelaida, Australia, en New Scientist.

El estudio y una posible cura Para llevar a cabo el estudio, los investigadores inyectaron la hormona anti-mülleriana en ratones gestantes. Los animales dieron a luz hijas que luego desarrollaron tendencias similares a las del SOP: problemas de fertilidad, pubertad tardía y ovulación errática.

De acuerdo a los científicos, la adición de AMH aparentemente sobre estimuló un conjunto particular de células cerebrales llamadas neuronas GnRH, responsables de controlar los niveles de testosterona.

Por lo tanto, la siguiente generación de ratones mostró niveles más altos de testosterona, y el resultado fue “una masculinización del feto femenino expuesto” y un “fenotipo reproductivo y neuroendocrino similar al SOP” al llegar a la etapa de madurez.

Pero esto no fue todo. Los investigadores además encontraron la cura para revertir el síndrome presentado en los roedores. Para hacerlo, inyectaron a los “ratones poliquísticos” un fármaco de fertilización in vitro (FIV) llamado cetrorelix, que hizo desaparecer los síntomas.

Más adelante, este año, el equipo planea hacer pruebas clínicas con la droga en mujeres. “Podría ser una estrategia atractiva para restaurar la ovulación y, finalmente, aumentar la tasa de embarazo en estas mujeres”, concluyó Giacobini.

Fuente: Emol.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*