Chile: Mujeres con menos estudios se embarazan antes que aquellas con más escolaridad

Investigadores de CEP analizaron los resultados de la Encuesta Casen 2017, que reveló que aumentó la brecha de edad a la que las mujeres, con distintos niveles de escolaridad, tienen a su primer hijo.

Ello significa que las mujeres con educación superior completa se embarazan más tarde que aquellas que tienen menos estudios, según Loreto Cox, una de las autoras del documento.

Respecto del cambio generacional, entre aquellas mujeres nacidas entre 1938 y 1947, la diferencia de edad del primer embarazo de las universitarias con aquellas que no finalizaron la enseñanza media, alcanzaba una brecha de cuatro años, consigna El Mercurio.

Diferencia que se incrementó a siete años con la generación de mujeres nacidas entre 1968 y 1977. Es decir, en 30 años, la brecha de edad del primer embarazo, respecto del nivel de estudios, se amplió casi al doble.

Paralelamente, las mujeres en la actualidad están teniendo menos hijos. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la caída en la tasa de fecundidad llegó a 1,69 hijos en 2016.

Con el tiempo la brecha de cantidad de hijos sí se redujo. En la misma comparativa anterior, las mujeres de la generación de 1938-1947 tenían un promedio de 2,1 hijos al terminar la universidad, mientras que aquellas que no finalizaban la educación media tenían 3,5 hijos.

Mientras que en la generación de 1968-1977, el contraste es entre 1,7 y 2,7 hijos en promedio, respectivamente.

Embarazo juvenil
Según cifras del Registro Civil, en 2016, 678 jóvenes fueron madres a los 14 años o antes. Por otra parte, estudios locales e internacionales afirman que un embarazo prematuro afectaría directamente los niveles de escolaridad y, por ende, los ingresos económicos.

Según en análisis de CEP, una mujer que fue madre a los 19 años gana en promedio $300 mil, mientras que una madre de 30 o 35 años, alcanza un promedio de $800 mil mensuales. Aunque “la correlación entre edad al primer hijo e ingresos laborales es sugerente”, advirtieron.

Cox señaló que “cuando las personas tienen un proyecto de vida con un futuro que los inspira, que les ayuda a orientar sus actividades, tienden a no adelantar la maternidad de manera excesiva”.

“Hay mujeres que son de una potencia increíble. Tienen una guagua en el colegio y después sacan una carrera, trabajan. Lo encuentro admirable, pero de que es mucho más difícil, lo es”, agregó.

La investigadora sostuvo que, para cambiar este escenario, se debe mejorar las políticas de prevención, como la educación sexual y entrega de anticonceptivos, además de evitar la deserción estudiantil, implementando salas cunas y jardines en las universidades.

Respecto de ello, dijo, “una política universal de entrega de sala cuna y que sea tanto para el hombre como para la mujer va en la dirección correcta”.

Desde otra perspectiva lo aborda Virginia Latorre, directora de la Fundación Emma, quien aseguró que postergar la maternidad acarrearía mayores costos.

“Cada año que pasa, la tasa de embarazo disminuye. Aumenta la cifra de mujeres que se someten a tratamientos de fertilización asistida, significando un costo económico y emocional muy grande, además de aumentar la probabilidad de embarazos múltiples”, detalló.

Fuente: Radio Bio Bio

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*