Clínicas privadas en Chile empezarán a disminuir cesáreas para llegar a estándar OMS

Para la madre y el hijo que está por nacer, una cesárea no es solo más riesgosa que un parto vaginal, sino que resulta alrededor de 30% más cara. Como se trata de una cirugía, esta requiere más equipamiento y personal especializado.

Pese a esto y a que la recomendación de la Organización Mundial de la Salud es que no más del 15% de los nacimientos en un país sean a través de este método, en Chile el 48% de los partos se realizan mediante este tipo de intervención quirúrgica. Eso es en el promedio, porque si se observa solo el sector privado, la cifra llega al 62%, según datos del Ministerio de Salud.

Si bien las familias, muchas veces, prefieren esta alternativa, por ejemplo, para programar la fecha del nacimiento, expertos señalan que son los médicos quienes deben advertir a la mujer de los riesgos y justificar debidamente cuando se optará por una cesárea y no un parto normal, por lo que buena parte de la responsabilidad podría recaer en ellos.

En esa línea, varios recintos privados están tomando medidas para reducir el número de cesáreas en pos del parto normal y acercarse al estándar internacional, poniendo más atención en la labor de los facultativos.

Por ejemplo, la Clínica Bupa de La Florida, que actualmente tiene una tasa de 52% de cesáreas, se autoimpuso una meta que es llegar bajo el 30% en 2021.

Eduardo Faúndez, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del recinto, asegura que para lograrlo están realizando “fiscalización y control de los protocolos antes de la indicación de las cesáreas”, al igual que “análisis retrospectivos de las cesáreas ya realizadas”.

Una estrategia similar han adoptado en la Clínica Alemana, donde la tasa de cesáreas es cercana al 48%. César Sandoval, jefe de pabellón obstétrico ginecológico, dice que “llevamos un tiempo trabajando en poder contener el porcentaje de cesáreas”. Agrega que han implementado auditorías de evaluación entre los médicos, donde se analizan las razones de por qué se operó al paciente.

Por su parte, la Clínica Vespucio ha implementado estrategias que, asegura, le han permitido “bajar la tasa de cesáreas de 70% a 44%”.

Perder el miedo

Con todas estas medidas, el acceso de una mujer a realizarse una cesárea será más difícil, pues tendrá que ser debidamente justificada. Esto considerando, que un estudio del Ministerio de Salud mostró que casi la mitad de las que se realizan en el sector privado podrían no tener una justificación médica.

Además de la mayor fiscalización, las clínicas han iniciado un proceso de educación con las familias. Pedro Daza, jefe de Ginecología y Obstetricia de la Clínicas Las Condes, afirma que “a veces, las pacientes solicitan cesárea por miedo a lo que significa el parto normal”.

Por lo mismo, en ese recinto asistencial y en todos los consultados para este artículo, han comenzado a ofrecer charlas de preparación y talleres sobre las ventajas del parto vaginal.

 

Fuente: Nota de Max Chávez para El Mercurio

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*