¿Por qué vacunar a los niños contra la influenza?

Según datos del Ministerio de Salud (MINSAL), anualmente se producen entre 4 mil y 6.500 hospitalizaciones asociadas a la influenza a nivel nacional, con un mayor riesgo en las personas de sobre 65 años y en los menores de 5 años. Mientras que se provocan entre 400 y 500 muertes anualmente, siendo mayores en las personas de 65 y más años.

“La influenza, también conocida como ‘gripe’, es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por virus de la influenza, el cual se transmite desde una persona enferma al toser, estornudar o mediante las secreciones nasales”, explica la Dra. Verónica Morales, académica de la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello.

Según la pediatra, “la mayoría de las personas que contraen la influenza se recuperarán en un periodo que va desde unos pocos días hasta menos de dos semanas, pero algunas personas desarrollan complicaciones como la neumonía, que puede poner en riesgo la vida y causar la muerte, especialmente en el grupo de niños menores de 2 años”, detalla.

La profesional subraya que “es muy importante que los padres o cuidadores de los pequeños entre los 6 meses a 5 años 11 meses 29 días, los vacunen para protegerlos, para evitar más consultas al médico, el ausentismo en la escuela, hospitalizaciones y muertes pediátricas asociadas a la enfermedad”.

Respecto a los efectos secundarios de la vacuna, la pediatra aclara que “los efectos secundarios que puede generar la vacuna son leves. Por ejemplo, los niños pueden sentir dolor en el brazo en el que se hayan puesto la inyección, presentar algo de fiebre o congestión que desaparecen en pocos días”.

Síntomas de la influenza
La vacuna ayuda a proteger a los niños de los síntomas provocados por el virus de la influenza como:

– Fiebre (no todas las personas con influenza presentan fiebre),
– Escalofríos
– Tos
– Dolor de garganta
– Mucosidad nasal o nariz tapada
– Dolores musculares y corporales
– Dolor de cabeza
– Cansancio
– Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

Fuente: Biut.cl

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*